El lado más intimista del halcón se torna en palabras. A través de sus plumas vaciará sus emociones y sus historias, para provocarte rasguños en el alma.